Teoría de la acción razonada: prediciendo conductas con precisión

La teoría de la acción razonada es un modelo de toma de decisiones racional que busca comprender y predecir la conducta humana. Según este modelo, la conducta es el resultado de un proceso racional y deliberativo en el que se tiene en cuenta la evaluación de la actitud hacia dicha conducta. A su vez, esta evaluación de la actitud es determinada por la interacción entre la actitud conductual y la norma subjetiva.

“Nada en la vida tiene sentido, excepto en relación con nuestra actitud hacia ello”. – Viktor Frankl

La teoría de la acción razonada se centra en un componente único: la evaluación de la actitud. Esta evaluación consiste en la valoración positiva o negativa que realiza un individuo sobre una determinada conducta. Si una persona tiene una actitud positiva hacia una conducta, es más probable que lleve a cabo dicha conducta. Por otro lado, si la persona tiene una actitud negativa, es menos probable que la realice.

Además de la evaluación de la actitud, la teoría de la acción razonada también considera otras variables relevantes, como la norma subjetiva. La norma subjetiva se refiere al juicio que realiza un sujeto sobre la probabilidad de que personas importantes para él o ella esperen que realice una determinada conducta. Esta norma subjetiva puede ejercer una influencia significativa en la intención conductual de una persona.

Elementos de la teoría de la acción razonada

La teoría de la acción razonada se compone de varios elementos clave que determinan la conducta de un individuo. Estos elementos son:

Leer también:  Julio César: Biografía de un Ilustre Militar y Político de la Antigua Roma

1. Intención conductual:

La conducta de una persona está determinada por su intención conductual. La intención conductual se refiere a la consideración que realiza un individuo sobre llevar a cabo o no una determinada conducta. Esta intención está influenciada por la actitud conductual y la norma subjetiva.

2. Actitud conductual:

La actitud conductual es la evaluación que realiza un individuo sobre una determinada conducta. Esta evaluación puede ser positiva o negativa, y determinará en gran medida la probabilidad de que la persona lleve a cabo o no dicha conducta. Por ejemplo, si una persona tiene una actitud positiva hacia el ejercicio físico, es más probable que realice actividades deportivas con regularidad.

3. Norma subjetiva:

La norma subjetiva se refiere al juicio que realiza un individuo sobre la probabilidad de que personas importantes para él o ella esperen que realice una determinada conducta. Este juicio puede ser influenciado por diferentes factores, como la opinión de familiares, amigos o modelos de referencia. Por ejemplo, si una persona considera que su familia espera que realice ejercicio físico, es más probable que se sienta motivada a hacerlo.

Implicaciones de la teoría

La teoría de la acción razonada tiene varias implicaciones en el ámbito de la psicología y el comportamiento humano. Algunas de estas implicaciones son:

  • La norma social subjetiva no ejerce influencia si las creencias normativas son potentes y la motivación para acomodarse a ellas es cero.
  • Existe un apoyo empírico considerable para esta teoría, aunque hay otros factores propuestos por otros autores que también pueden influir en la conducta humana.

En resumen, la teoría de la acción razonada es un modelo que busca entender y predecir la conducta humana a través de la evaluación de la actitud y la norma subjetiva. Estos elementos juegan un papel importante en la toma de decisiones y determinan en gran medida la probabilidad de que una persona lleve a cabo una determinada conducta. Sin embargo, es importante tener en cuenta que existen otros factores que también pueden influir en la conducta humana, como los hábitos y la influencia del entorno.

Nuevas aportaciones a la teoría de Fishbein y Ajzen

A lo largo del tiempo, otros investigadores han realizado aportaciones y mejoras al modelo de Fishbein y Ajzen. Algunas de estas nuevas perspectivas son:

  • Teoría de la acción planificada: esta teoría añade un componente nuevo al modelo de Fishbein y Ajzen, el control conductual percibido. Este componente se refiere a la creencia que tiene un individuo sobre su capacidad para llevar a cabo una determinada conducta. Por ejemplo, si una persona cree que tiene el control y los recursos necesarios para iniciar una rutina de ejercicio, es más probable que la realice.
  • Gollwitzer: este investigador propone las intenciones de implementación o planes en relación al cuándo y dónde se iniciará la conducta. En otras palabras, no solo se tiene en cuenta la intención de llevar a cabo una conducta, sino también los detalles concretos de cómo y cuándo se pondrá en práctica. Por ejemplo, una persona puede planificar hacer ejercicio los martes y jueves a las 7 de la mañana en el gimnasio cercano a su casa.
Leer también:  James Watt: La Revolución de la Máquina de Vapor y su Legado

Además de los elementos mencionados anteriormente, existen otros factores que también pueden influir en la conducta de las personas. Por ejemplo, los hábitos desempeñan un papel importante en la realización de conductas, independientemente de las actitudes o normas. Si una persona tiene el hábito de ir al gimnasio todas las mañanas, es más probable que lo haga incluso si su actitud hacia el ejercicio es negativa.

Asimismo, el entorno y las circunstancias específicas pueden debilitar la relación entre las actitudes y la conducta individual. Por ejemplo, una persona puede tener una actitud positiva hacia la alimentación saludable, pero si se encuentra en una situación social en la que se ofrece comida poco saludable, es posible que ceda a la presión social y se aleje de su actitud inicial.

Otro factor importante a considerar es la norma social, la cual puede actuar como un condicionante ambiental determinante en la conducta. La norma social define cómo se espera que una persona actúe en determinadas situaciones. Por ejemplo, en una reunión formal, se espera que las personas se vistan de manera elegante y se comporten de acuerdo con las normas establecidas.

Preguntas frecuentes

1. ¿Qué es la teoría de la acción razonada?

La teoría de la acción razonada es un modelo de toma de decisiones racional que busca comprender y predecir la conducta humana a través de la evaluación de la actitud y la norma subjetiva.

2. ¿Qué factores influyen en la conducta según esta teoría?

Según esta teoría, la conducta está determinada por la intención conductual, la cual a su vez está influenciada por la actitud conductual y la norma subjetiva. Estos son los principales factores que determinan la conducta de un individuo.

Leer también:  Tipos de Fibras Nerviosas: Vía Aferente y Vía Eferente

3. ¿Qué implicaciones tiene esta teoría?

Algunas de las implicaciones de la teoría de la acción razonada son que la norma social subjetiva no ejerce influencia si las creencias normativas son potentes y la motivación para acomodarse a ellas es cero, y que existe un apoyo empírico considerable para esta teoría, aunque también se han propuesto otros factores que pueden influir en la conducta humana.

Conclusión:

La teoría de la acción razonada es un modelo de toma de decisiones racional que busca comprender y predecir la conducta humana a través de la evaluación de la actitud y la norma subjetiva. Esta teoría ha sido ampliamente estudiada y ha demostrado tener un apoyo empírico considerable. Sin embargo, también se han identificado otros factores que pueden influir en la conducta humana, como los hábitos y la influencia del entorno. En última instancia, comprender los factores que determinan la conducta de las personas es fundamental para diseñar intervenciones eficaces y fomentar comportamientos saludables.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.