Dispraxia: Dificultades en la coordinación motora y sus tipos

La dispraxia es un trastorno del neurodesarrollo que afecta la coordinación de movimientos. Se caracteriza por la dificultad para planificar y ejecutar movimientos voluntarios, lo que se traduce en torpeza, descoordinación, lentitud motora y problemas en la movilidad fina. Además, puede afectar la comunicación y el lenguaje.

Aspectos clave sobre la dispraxia

1. La dispraxia no está relacionada con discapacidad psíquica

A diferencia de lo que se podría pensar, la dispraxia no está asociada a un retraso intelectual. Las personas que la padecen tienen una inteligencia normal, pero presentan dificultades específicas en la coordinación motora. Esto significa que pueden tener un buen rendimiento académico y cognitivo, pero experimentarán dificultades en tareas que requieren habilidades motoras.

2. La dispraxia se manifiesta desde la infancia y puede persistir en la edad adulta

La dispraxia es un trastorno que se presenta desde edades tempranas. En la infancia, se puede observar una falta de habilidad para realizar movimientos motores básicos, como gatear, caminar o sujetar objetos. A medida que los niños crecen, estas dificultades pueden persistir y afectar su desempeño en actividades diarias, como vestirse, comer o escribir.

Leer también:  Endorfinas: descubre el poder de estos neurotransmisores

3. Importancia de iniciar el tratamiento temprano

Es fundamental detectar y tratar la dispraxia de manera temprana. Esto se debe a que el retraso en el diagnóstico y la intervención puede llevar a un aumento del estigma social y a posibles consecuencias en el desarrollo de la persona. Además, un tratamiento temprano puede ayudar a mejorar las habilidades motoras y minimizar el impacto negativo en la vida cotidiana.

4. Posible comorbilidad con otros trastornos

La dispraxia puede presentarse de manera aislada, pero también puede coexistir con otros trastornos del neurodesarrollo, como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) o problemas motores adicionales. Es importante tener en cuenta esta posibilidad para un adecuado diagnóstico y tratamiento integral.

5. Tipos de dispraxia

Existen diferentes tipos de dispraxia, cada uno con características específicas:

– Dispraxia ideacional:

En este tipo de dispraxia, la dificultad se encuentra en la planificación de secuencias de movimientos. Las personas afectadas tienen problemas para organizar y coordinar acciones complejas, como vestirse o atarse los zapatos.

– Dispraxia ideomotora:

En la dispraxia ideomotora, los problemas se presentan en la ejecución de movimientos específicos. Las personas pueden tener dificultades para realizar tareas que requieren coordinación mano-ojo, como escribir, dibujar o lanzar una pelota.

– Dispraxia constructiva:

La dispraxia constructiva afecta la habilidad para manipular y ensamblar objetos. Las personas pueden tener dificultades para construir estructuras con bloques, armar rompecabezas o realizar actividades de bricolaje.

– Dispraxia oromotora:

Este tipo de dispraxia se refiere a las dificultades en los movimientos orales, como hablar, tragar o pronunciar correctamente los sonidos. Las personas pueden presentar problemas en la coordinación de los músculos faciales y la lengua.

Leer también:  Detectando el alcoholismo: 9 señales de alerta en la conducta

6. Causas de la dispraxia

Las causas exactas de la dispraxia no se conocen completamente, pero se cree que están relacionadas con alteraciones en el neurodesarrollo. Se piensa que factores genéticos, problemas durante el embarazo o lesiones cerebrales pueden contribuir al desarrollo de este trastorno.

7. Tratamiento de la dispraxia

No existe un tratamiento curativo para la dispraxia, pero se pueden utilizar diferentes estrategias terapéuticas para mejorar la adaptación y las habilidades del afectado. El tratamiento es multidisciplinario y puede incluir:

– Terapia ocupacional: enfocada en el desarrollo de habilidades motoras, coordinación y autonomía en actividades diarias.
– Fisioterapia: para mejorar la fuerza muscular, el equilibrio y la coordinación motora.
– Logopedia: dirigida a mejorar la comunicación y el lenguaje, especialmente en casos de dispraxia oromotora.
– Planes educativos individualizados: adaptaciones y apoyos específicos en el entorno educativo para facilitar el aprendizaje y la participación.
– Terapia expresiva: a través de actividades artísticas y creativas, se busca fomentar la expresión emocional y mejorar la autoestima.

8. Importancia del entrenamiento en habilidades sociales y la psicoeducación

Además de las terapias específicas, es fundamental brindar a las personas con dispraxia un entrenamiento en habilidades sociales y la psicoeducación necesaria para el desarrollo y la comprensión de sus dificultades. Esto les ayudará a manejar las situaciones sociales y a fortalecer su autoconfianza.

La dispraxia es un trastorno del neurodesarrollo que afecta la coordinación de movimientos. No está relacionada con discapacidad psíquica y las personas que la padecen tienen una inteligencia normal. Se manifiesta desde la infancia y puede persistir en la edad adulta. Es importante iniciar el tratamiento temprano para reducir el estigma social y posibles consecuencias en el desarrollo. Puede haber comorbilidad con otros trastornos, como otros problemas motores o TDAH. Existen diferentes tipos de dispraxia, como la ideacional, ideomotora, constructiva y oromotora. Las causas exactas de la dispraxia no se conocen completamente, pero se cree que están relacionadas con alteraciones en el neurodesarrollo. No existe un tratamiento curativo, pero se pueden utilizar diferentes estrategias terapéuticas para mejorar la adaptación y habilidades del afectado. El tratamiento es multidisciplinario e incluye terapia ocupacional, fisioterapia, logopedia, planes educativos individualizados y terapia expresiva. El entrenamiento en habilidades sociales y la psicoeducación son importantes para el desarrollo y comprensión de las dificultades.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.