Apego evitativo: características en niños y adultos

El apego evitativo es un tema que ha despertado el interés de muchos investigadores y profesionales de la psicología, ya que tiene un impacto significativo en la forma en que nos relacionamos con los demás. En este artículo, exploraremos en profundidad las características del apego evitativo tanto en niños como en adultos, así como su influencia en las relaciones interpersonales.

El apego: un vínculo emocional fundamental

El apego es un vínculo emocional que se establece entre dos seres humanos y se asocia principalmente con las relaciones íntimas, como las que existen entre madres e hijos. Este vínculo se desarrolla durante la infancia temprana y tiende a mantenerse estable a lo largo de la vida. Es una parte fundamental de nuestro desarrollo emocional y tiene un impacto significativo en nuestras relaciones futuras.

La teoría del apego de John Bowlby

La teoría del apego, desarrollada por John Bowlby, postula que los seres humanos estamos predispuestos a formar vínculos emocionales con aquellos que nos cuidan y nos brindan seguridad. Bowlby argumenta que estos vínculos son esenciales para nuestra supervivencia y bienestar emocional.

Los estudios pioneros de Mary Ainsworth

Para comprender mejor los diferentes tipos de apego, Mary Dinsmore Ainsworth llevó a cabo estudios pioneros utilizando el paradigma experimental de la “situación extraña”. En estos estudios, observó cómo los bebés interactuaban con sus madres en situaciones de separación y reunión.

Leer también:  Tipos de cocaína: 5 variedades y sus diferencias en la adicción

Los tres patrones de apego identificados por Ainsworth

Ainsworth identificó tres patrones de apego en los bebés: seguro, evitativo y ambivalente. Los bebés con apego seguro generalmente se sienten cómodos explorando su entorno y buscan a sus madres cuando las necesitan. Por otro lado, los bebés con apego evitativo parecen indiferentes ante la ausencia de sus madres y no buscan consuelo en ellas. Los bebés con apego ambivalente pueden mostrar angustia cuando su madre se va, pero también pueden resistirse a ser consolados al regresar.

Apego evitativo en niños

Centrándonos en el apego evitativo, es importante destacar que los niños con este tipo de apego suelen mostrar características específicas en su comportamiento y en la forma en que se relacionan con sus madres.

Comportamiento de los niños con apego evitativo

Los niños con apego evitativo suelen enfadarse con facilidad y no buscan a sus madres cuando las necesitan. Parecen indiferentes ante la ausencia de sus madres y no muestran signos de angustia o malestar. Esto puede ser desconcertante para los padres, ya que pueden interpretarlo como una falta de necesidad emocional.

Las causas del apego evitativo en niños

El apego evitativo en niños puede tener diversas causas. Uno de los factores principales es la falta de respuesta emocional y atención por parte de los cuidadores durante la infancia temprana. Si un bebé aprende que comunicar sus necesidades emocionales a su madre no da resultados, es probable que desarrolle un apego evitativo.

Apego evitativo en adultos

A medida que los niños crecen, su estilo de apego tiende a mantenerse estable, pero también puede modificarse debido a diferentes factores. En el caso del apego evitativo en adultos, se han identificado dos patrones diferenciados: evitativo-despectivo y evitativo-temeroso.

Leer también:  Fenotiazinas: características y usos de los fármacos fenotiazínicos

Patrón evitativo-despectivo

Las personas con apego evitativo-despectivo tienen una necesidad exagerada de independencia y autosuficiencia. Suelen evitar involucrarse emocionalmente en relaciones interpersonales íntimas y pueden mostrar actitudes despectivas hacia aquellos que buscan una mayor cercanía emocional. Este patrón de apego puede ser el resultado de experiencias pasadas en las que confiar en los demás fue perjudicial o traumático.

Patrón evitativo-temeroso

Por otro lado, las personas con apego evitativo-temeroso desean tener relaciones interpersonales íntimas, pero tienen dificultades para confiar en los demás y para depender de ellos. Pueden experimentar miedo al rechazo o al abandono, lo que les lleva a mantener cierta distancia emocional. Este patrón de apego se ha identificado con mayor frecuencia en personas que han pasado por duelos significativos o han sufrido traumas durante la infancia y la adolescencia.

El apego evitativo es un tipo de apego que se desarrolla tanto en la infancia como en la vida adulta. En los niños, se caracteriza por una falta de búsqueda de consuelo y una aparente indiferencia ante la ausencia de los cuidadores. En los adultos, se manifiesta a través de patrones de evitación y dificultades para confiar en los demás. Este tipo de apego puede tener un impacto significativo en las relaciones interpersonales y en el bienestar emocional de las personas. Es importante comprender el apego evitativo y sus causas para poder abordarlo de manera adecuada y promover relaciones más saludables y satisfactorias.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.